sábado, julio 16, 2005

Barcelona, 2163

Brutal ContraRelato de la futuro oficial

Îbrahim se levantó de la cama y descorrió la cortina. El acto era reflejo, cultural, vacío de ningún significado. Al otro lado del viejo vidrio reforzado tan sólo le observaba la vieja capa de alquitrán, hollín y porquería, absolutamente negra y opaca. Pero abrir las ventanas (aunque fuese figuradamente, aunque nunca hubiese podido abrirlas, ni él, ni sus padres) era una de las cosas que se hacían por la mañana, al levantarse, como se habían hecho siempre.

Más en República de Barataria

2 comentarios:

Sota dijo...

Uh... gracias por el link. No soy digno, no soy digno!

Al-Duende dijo...

Por supuesto que lo eres. Por más que sea verdadera la máxima de "un blog no se lee, se escribe", lo eres.