lunes, enero 16, 2006

Burla burlando de razones y de mundos

Dos medios alimentan la crispación política, otros dos se alejan. Los dos medios que optan por lo primero apuestan, además, por la adulteración informativa y lingüística. Si no fuera porque de forma insistente se centran en los mismos personajes (Zapatero y Rajoy), y siempre uno de ellos es malo y el otro bueno, alguna vez podría pensarse que dan una noticia válida.

Zapatero se burla de
Rajoy, pero no dice
nada de Batasuna
(La Razón)

Rajoy denuncia que Zapatero
'suplica' una tregua a ETA
para que le 'disculpen'
por el Estatuto catalán
(El Mundo)

Zapatero se burla, según un diario, y suplica, según otro. Los dos verbos son correctos, en principio. Pero con matices. Burla es la acción, ademán o palabras con que se procura poner en ridículo a alguien o algo, según el cada vez más necesario DRAE. Esas palabras del presidente del Gobierno son «él es muy valiente, pero no aceptó el debate electoral, y muy listo, pero perdió las elecciones». Aquí hay una primera cuestión interesante: con esas palabras, ¿Zapatero «procura poner en ridículo» a Rajoy? Porque si seguimos tirando del hilo, ridículo viene a ser, DRAE mediante, aquello «que por su rareza o extravagancia mueve o puede mover a risa». Quizá Zapatero procura mover a risa, pero también ello implica que La Razón reconoce que renunciar al debate electoral, o perder las elecciones, es algo que destaca «por su rareza o extravagancia». Como siempre, cuidado con las palabras en las que se juzga la intención moral, porque se pueden volver contra el titular. ContraTitular:

ZP revive el fracaso
electoral del «listo»
y «valiente» Rajoy


En cuanto a la segunda parte del titular, nada nuevo: Zapatero «no dice nada de Batasuna». Lo que no se dice no ha ocurrido, y por tanto no es noticia. Además de que, como recordó Prometeo en este mismo blog, «dar valor de noticia a la propia “no acción” es una de las técnicas de manipulación más empleadas en política y de las más perversas».

El Mundo afirma que Rajoy denuncia que Zapatero ‘suplica’ no sé qué cosa a ETA. Como señalaba líneas arriba, ‘suplica’ es correcto, en la medida en que así lo pronunció Rajoy, y aparece entrecomillado. Ahora bien, el que no es correcto es “denuncia”, porque ese es un juicio que establece el propio diario. Denunciar es dar a conocer algo que es, por lo general, ilegal. Pero veamos que dice el DRAE.
1. tr. Noticiar, avisar. Si se acepta este uso, El Mundo sostiene que Rajoy estaría dando una noticia que, de ser cierta, implicaría una actividad delictiva grave, además de una profunda inmoralidad. Noticia que por supuesto no ha dado el jefe de la oposición, porque conlleva una responsabilidad enorme que sólo puede ser asumida si existe la completa certeza de que un Gobierno suplica algo a ETA.
2. tr. pronosticar. Pronosticar. Conocer por algunos indicios lo futuro.¿Conoce Rajoy que en un futuro ETA dejará las armas como precio político al Estatut? Y si así fuera, ¿eso es lo que pretende “denunciar” el propio Rajoy?
3. tr. Promulgar, publicar solemnemente.. Rajoy no promulgó, ni publicó solemnemente, nada.
4. tr. Participar o declarar oficialmente el estado ilegal, irregular o inconveniente de algo. La declaración de Rajoy no es oficial, sino dentro de un acto político. Oficial sería ante un juzgado, o ante una autoridad competente. Es más, se le podría llamar a declarar para que confirmase, ante fuentes judiciales, esa información de la “súplica” de Zapatero a ETA.
5. tr. delatar. Delatar. Descubrir, poner de manifiesto algo oculto y por lo común reprochable . Es la única acepción que podría casar. Pero nos encontramos con la misma situación que en el primer caso. ¿De veras El Mundo desea afirmar que ayer Rajoy puso algo de manifiesto?

De todo lo anterior, cabe afirmar que tanto la “denuncia” de Rajoy como su reflejo en El Mundo son —y así volvemos a La Razón y su titular— denuncias estilo “burla burlando”, esto es, que se realizan disimuladamente o como quien no quiere la cosa. Una corrección más. El titular afirma que la suplica a ETA es «para que le ‘disculpen’ por el Estatuto catalán». Pregunto: para que le disculpen, ¿quiénes? Me vengo encontrando este fallo de manera habitual en El Mundo, verbos sin concordancia, o con sujetos desaparecidos —elípticos no, inexistentes, no explicados—. Empieza a resultar preocupante que el segundo diario generalista de pago más leído en España cometa una y otra vez este tipo de fallos. Por todo ello, cabe ContraTitular:

Rajoy afirma que Zapatero
busca una disculpa social al
Estatuto catalán suplicando
a ETA una tregua


Por cierto que al tratarse de una “denuncia”, o una afirmación de Rajoy, no hacía falta entrecomillar el término súplica. La única diferencia entre «Rajoy denuncia que Zapatero ‘suplica’» y «Rajoy afirma que Zapatero suplica» es que se enfatiza la textualidad de la “denuncia” de Rajoy. Si andando el tiempo se desmiente la “denuncia” de Rajoy, sería él el primer perjudicado con este titular. Pero con un entrecomillado, más. Como siempre cuidado: la tostada acaba cayendo por el lado de la mantequilla. Porque la información, de por sí, es caos. Y el periodismo, como oficio que trata esa materia, no puede serlo.

2 comentarios:

ABSURDIS dijo...

Como cojas mucho el DRAE para tus críticas, vas a tener blog durante cien años por lo menos, porque me da en la nariz que ese libro tan esclarecedor no se usa con la suficiente frecuencia en las "rotativas".
La frase, a cuenta del caos informativo, "Y el periodismo, como oficio que trata esa materia, no puede serlo" debería ser la bandera de todo periodista, pero el problema es que está arriada desde hace tiempo y sin visos de ser izada.
Un saludo.

Al-Duende dijo...

A mí también me da que el libro está olvidado. Y ojo, no es plan de exigir todos los conocimientos sin excepción: un periodista no es un lingüista. Pero si su herramienta de trabajo (la mía, la nuestra) es la lengua, al menos que mida cuándo puede incurrir en "delito lingüístico". Sobre todo, si es intencionado, como suele ser.

Agradezco tu comentario sobre "la bandera de todo periodista". La verdad es que la frase me salió del tirón y me resultó muy viva. Qué, ¿no te animas a izar conmigo, y con quien se atreva, esa bandera? Pues manos a la obra.