miércoles, enero 04, 2006

El mismo error, la misma palabra

El asunto principal de hoy en las portadas de los cuatro diarios nacionales editados en Madrid es el mismo que ayer: el informe del Tribunal de Defensa de la Competencia recomendando al Gobierno que prohíba la OPA de Gas Natural sobre Endesa, por mayoría de seis votos contra tres —siendo los primeros seis votos los de los consejeros nombrados por el Partido Popular—.

La Razón, hoy, afirma:

El Gobierno pretende aprobar la
OPA pese al veto de Competencia


Pocas veces se da la ocasión de corregir al mismo diario, por el mismo mal uso de la misma palabra, en dos días consecutivos. Por eso, cuando se da, no debe ser desaprovechada. Ya ayer recurrí al Diccionario de la Real Academia Española, fuente inagotable de vergüenzas del periodismo. Para explicar por qué no está justificado el uso de la palabra “veto”. Vetar: Poner el veto a una proposición, acuerdo o medida. Veto: Acción y efecto de vedar. Vedar: 1. Prohibir por ley, estatuto o mandato. 2. Impedir, estorbar o dificultar. Bien, el informe del TDC no es vinculante. Así que vetar (o vedar), lo que se dice vetar, sólo veta si agarramos con pinzas la segunda acepción. La TDC recomienda la prohibición de la OPA. Poco más al respecto. En cuanto a las pretensiones del Gobierno, «aprobar la OPA», cabe preguntarse cuáles son los filtros de información que tiene el diario para saber un dato tan sensible con tanta anticipación. Máxime, cuando una de las quejas habituales en sus páginas es que el Gobierno filtra la información sólo al temible buque insignia del grupo PRISA, el diario El País.

Viene al caso que ayer un usuario anónimo, con pinta de troll o de neocon, me demandaba que retocara más titulares de El País. Pues bien, ahí va un retoque (si es un troll no debería hacerle caso, y si es un neocon tampoco: haga lo que haga mi blog será malo. Aún así, por coherencia y honestidad, toca):

Competencia se
niega a publicar un
informe a favor de
la OPA de Endesa


Es decir, que alguien que se niega a algo es noticia. Es decir de nuevo, que alguien que no hace algo es noticia. Por tanto, lo que no sucede es noticia, según la portada de hoy de El País. Y no, señores míos, lo que no sucede no es noticia: nunca. El desarrollo del lead y de la noticia da a entender lo que, siendo “el periódico de ayer”, no deja de resultar un hecho relevante: que el TDC oculta un informe de sus propios técnicos favorable a la OPA aunque con condiciones, y lo oculta gracias otra vez a los seis votos de los vocales designados por el PP. Siendo así, ¿por qué no haber titulado tal cual?:

Los vocales del
PP en Competencia
ocultan un informe
favorable a la OPA


“Ocultar” es hacer. “Negarse a publicar" es no hacer. Hacer algo es noticia, y no hacerlo no lo es. Y además es más correcta la primera opción que la segunda, puesto que ocupa menos espacio, y esa ley es sagrada en un titular. Para El Mundo el protagonista de la noticia vuelve a ser el Gobierno:

El Gobierno busca coartadas para
desoír al Tribunal de la Competencia


Por la misma regla de tres, y por la misma técnica de reducción al absurdo, habría sido posible titular:

Competencia busca coartadas para
desoír a sus técnicos y a la CNE


Sobre todo, porque se conoce que los vocales del PP, seis sobre nueve, acudieron a la reunión sin documentos. Insistimos en un aspecto clave de ayer: el PP y los medios que le son afines vienen denunciando que la OPA es una operación política, el PSOE sostiene que es sólo financiera. Y cuando el TDC emite un informe en contra, aduce razones financieras, y es apoyado sólo por los vocales elegidos por el PP. ¿No huele a chamusquina por las dos partes?

Así las cosas, resulta que el titular más certero hoy es el de ABC:

El Tribunal de Competencia deja la
opa sobre Endesa al borde del fracaso


Y de paso al Gobierno también. Rescato unas líneas del editorial de hoy de El País: El PP ha convertido su oposición a la OPA de Gas Natural en una obsesión que amenaza con socavar la credibilidad de los organismos reguladores españoles (…) Esta práctica indeseable, apoyada desde ciertos medios de comunicación que se dedican a distribuir infamias personalizadas, socava la credibilidad de los árbitros económicos; es el precio que el PP parece dispuesto a pagar a cambio de incomodar al Gobierno.

4 comentarios:

Sota dijo...

lo que no sucede no es noticia: nunca
No soy periodista, y no se lo que dicen los libros de estilo al respecto, pero no estoy de acuerdo. La no acción es una acción en sí misma. Y, cuando algo es esperado (porque se ha creado una espectativa o porque es lo razonable o adecuado a una situación), que no suceda SÍ es noticia (fue noticia que el "efecto 2000" que tanto se anunció fuese una filfa, es noticia que un médico se niegue a dar atención médica, porque su obligación es darla, y, del mismo modo, entiendo que puede ser noticia que Competencia desoiga un informe al que, en principio, debería hacer caso).

Otra cosa es el si ese informe existe o no, y el de dónde lo ha sacado el País. Vamos, la veracidad de la noticia. Pero la noticia en sí, yo creo que existe.

Al-Duende dijo...

Evidentemente, sota. Pero lo que es noticia es precisamente la omisión, no la no acción. Es una cuestión de matiz lingüístico, muy sutil, pero muy importante para no dejar al lector indefenso ante otros periodistas con menos escrúpulos que tratan de buscar en la no acción una información de castigo. La no acción evidentemente implica una acción, pero esa nueva acción tiene un nombre distinto de "la negativa de la acción esperada".

Claro que estoy de acuerdo en que hay noticia en que Competencia "se niegue a" publicar el informe de sus técnicos. Pero ese "negarse a" tiene un nombre: ocultar, censurar, tapar, impedir, clausurar... El que tú quieras.

Prometeo dijo...

Al-Duende tiene buen criterio. Cualquier "no acción" relevante por esperada o debida tiene su propio verbo, que debe referirse precisamente a lo trascendente de la "no acción". Sin embargo, dar valor de noticia a la propia "no acción" es una de las técnicas de manipulación más empleadas en política y de las más perversas: "Zutano no reacciona a las amenazas para la nación española", "Perengano no responde a la invitación de Fulano", "Por qué no habla ahora Chilangano que antes tanto se oponía".

Al-Duende dijo...

Apunto la observación, Prometeo. Hacía tiempo que no te veía por aquí, así que tomaré tu visita como un regalo de Reyes Magos. Será lo más apropiado, aunque sea entre republicanos.