viernes, enero 20, 2006

Torpeza en el ABC o prejuicio profesional

Un periódico serio no debería cometer la torpeza de que se le vea el plumero. Martínez Soler, director general de 20 minutos, titula así precisamente su blog: “se nos ve el plumero”. Desde la perspectiva del periodista que cree en su trabajo, este es uno de los errores profesionales más graves. Y el ABC lo comete, al menos hoy:

Casi la mitad de los españoles rechaza
la gestión de Bono al frente de Defensa
(ABC)

El titular tiene su origen en el avance del sondeo de invierno de ABC/Metroscopia. El caso es que ayer este diario titulaba con Bono exige al Ejército que no defienda «la España de los Reyes Católicos». ¿Un día un ministro exige algo y se manipula la información, y al día siguiente el principal titular de un sondeo de opinión afecta y castiga a ese mismo ministro? Puede ser casualidad, pero apesta: como mínimo a “plumero editorial a la vista”; quizá, además, huele a que disponen de los resultados desde hace unos días y el periódico estaba a la espera de cualquiera de las muchas meteduras de pata de Bono. Tanto más, si además sus palabras se pueden manipular para que parezca que dijo otra cosa diferente de la que dijo. Sí, todo lo anterior será prejuicio. Pero es prejuicio profesional: no es casual que se elija precisamente el resultado que afecta a Bono para la portada de hoy de ABC.

El País y El Mundo se enzarzan en el mismo asunto. A diferencia de otros casos de coincidencia, en esta ocasión la noticia es por completo interpretable, de ahí que cada cual titule por donde más le calienta su sol particular:

Los nacionalistas rechazan la última
oferta del PSOE sobre el Estatuto
(El País)

La disputa sobre la ‘nación’ hace
fracasar el ultimátum de Zapatero
(El Mundo)

Vayamos al análisis. Según El País, alguien rechaza algo de alguien acerca de algo. Se podrá discutir si se está de acuerdo o no con las ofertas del PSOE, con el Estatut o con los nacionalistas. Pero el titular que refleja esa situación es templado, si bien inclina ligeramente la balanza hacia el PSOE: ellos son los rechazados, los dejados, los dolidos. Además pende una cuestión: ¿quiénes son “los nacionalistas”? ¿ERC? ¿CiU? ¿Los dos? ¿También IC-IV? ¿Quizá el PSC? ¿Todos a la vez? ¿En todo o en parte? Es el mismo caso de expresión errónea que hemos visto en otros diarios cuando hablan de “los socios” del Gobierno.

En cuanto a El Mundo hay una perversión del lenguaje que no alcanza la categoría de manipuladora porque se queda en simple ramplonería. Señores portadistas: la disputa no es sobre la ‘nación’, sino sobre el término nación. Y si no caben dos palabras en lugar de una por razones de espacio en portada, entonces me suprimen por favor el artículo determinado, y se convierte en «la disputa sobre ‘nación’». Pero «la disputa sobre la ‘nación’»… Qué ganas parece que hay en algunos medios para que de verdad la nación (¿qué nación?) entre en liza, y así algunos caquis puedan alzar sus voces con mayor libertad (sí, más que ahora, como en tiempos no tan lejanos).

Por último, La Razón ofrece un titular que no es discutible desde el punto de vista de la información, siempre y cuando esté contrastada, ni de la redacción:

Batasuna fleta autobuses
para llevar a sus afiliados
al mitin de Baracaldo


Lo único que cabe recordar a este periódico es que no hace muchos meses, cuando se fletaron autobuses para traer militantes del PP o de organizaciones afines a las manifestaciones homófobas y opusdeistas, La Razón negó no una, ni dos, ni tres veces, que los organizadores hubieran necesitado ayuda alguna de fletas de autobuses, porque los manifestantes habrían venido de cualquier modo. Así que si la crítica no valió en su momento, tampoco ahora. ¿O vale sólo acaso porque el mitin de Baracaldo no será en apoyo de la unidad nacional de los hijos de don Pelayo?

8 comentarios:

ABSURDIS dijo...

"Los nacionalistas rechazan la última oferta del PSOE sobre el Estatuto".
Leyendo tu análisis de este titular he de reconocer que yo había pensado sólo en CiU y ERC, pero me he quedado pensando si el periódico ocultaría que también el PSC la rechaza. ¿Es un error del que escribe o un intento de callar algo?.
O bien es que me estás acostumbrando a desconfiar.
En cuanto a Bono, parece un intento de echarlo abajo, pero no me barrunto quién saldría ganando.
Saludos.

imagina dijo...

Las declaraciones de Bono, retratan a Bono, en mi opinión un quinta columnista infiltrado en las filas de Zapatero (¿para ponerse en sus “Zapatos”?).
Saludos

ABSURDIS dijo...

Imagina, como se dice en Málaga, "ahí está la manteca colorá": si Bono es un infiltrado, por qué le mete mano el ABC. Supongo que lo preferirán a Zapatero, así que, ¿por qué atacarle?.
Un saludo.

imagina dijo...

Las intenciones del ABC, reconozco que se me escapan, pero con un amigo como Bono, quién quiere enemigos.
Hoy mismo en sus declaraciones, junto con las de Ibarra, otro gran “colaborador” de Zapatero, han ayudado a crear una atmósfera propicia para el fracaso de las negociaciones con el cuatripartito.
El fracaso de esas negociaciones sería el fracaso de Zapatero, a no ser que el maquiavelismo del presidente, que yo no le atribuyo, fuera mayor que el de todos los demás juntos.
Saludos

Al-Duende dijo...

Tampoco le atribuyo maquiavelismo al presidente, Imagina. Desde mi punto de vista, el ataque mediático a Bono es una manera de obligarle a mantener una postura de "infiltrado": sabemos que no piensas lo mismo que Maragall, así que al mínimo desvío te presionamos. De paso, si gracias a su presión acaban de verdad cargándose a Bono (pues le crecen los enanos a izquierda y a derecha), los mismos medios que han creado ese acoso podrán (o podrían), atacar al resto del Ejecutivo: ya sabemos, una expresión tipo "el radicalismo de Zapatero ha obligado a Bono a abandonar el barco del Gobierno socialista. Ya en su momento, Bono expresó su disconformidad con el Ejecutivo debido a su laicismo radical, y a otros asuntos con los que incluso buena parte del electorado socialista estaba disconforme". Es la estrategia de la espiral: en vez de alabar a los incómodos que viven dentro del enemigo, se les azuza aún más para cerrarles las puertas a ambos.

En cuanto a "cuatripartito", Imagina, es una expresión que aunque yo he utilizado, tengo que reconocer que no soy santo de su devoción. Es una construcción mediática. No existe tal cuatripartito. Los "equispartitos" son gobiernos formados por "equis" partidos: el pentapartito italiano, el tripartito vasco y catalán, el bipartito gallego... Cuando el bipartito está formado por los dos partidos más votados se denomina coalición de unidad nacional o cosas por el estilo, tipo Alemania. En Catalunya no hay cuatripartito, sino tripartito. Además de que tengo serias dudas de si el término acertado, en caso de ser cuatro, es "cuatripartito", "cuadripartito" o "cuadrapartito". Este último quizá sería más acertado aunque no sea más que porque en España, y en gran parte debido al PP, la partitocracia es una verdadera cuadra. Y a veces, una cuadra al cuadrado. Ele.

Saludos a ambos.

Al-Duende dijo...

"que no soy santo de su devoción", no, jajajaja, "que no es santo de mi devoción", en todo caso. Vaya patinazo!

imagina dijo...

No lo sé expresar pero sé que no me gusta Bono, y naturalmente se me nota. Un amigo mío me acusa, cuando hablamos de Bono y de Ibarra, de que soy mezquino e intolerante, pero desde que llegó la bocanada de aire fresco, Zapatero, versus el “establiment” de los barones históricos del PSOE, como antes había ocurrido con Borrell (que no me dejaron saber si era una brisa vivificante o no), que veo fantasmas apoltronados, pretendiendo seguir con las riendas del partido.
El cuatripartito era una definición incorrecta, con la que pretendía incluir en una sola palabra a todas las formaciones políticas implicadas en el bando catalán de las negociaciones.
Saludos

Al-Duende dijo...

Yo tengo esa misma visión de Bono: no sé qué, pero algo de él inquieta. Sin ánimo de afirmar que lo sea, ni muchísimo menos, tiene cierto aire babeante y cierta expresión de "salidismo". Pero sin embargo sus medidas en asuntos tan espinosos como la pederastia y la prostitución no dejan lugar a dudas. Y además va por la vida de "españolazo".

Yo también me quedé con ganas de saber qué era Borrell. Por la época en que salió elegido me encargaron un guión de cine, que luego no llegó a realizarse, sobre un cabaret en Madrid. Dos de los protagonistas, muy parecidos por cierto a la pareja conformada por Luis Merlo (Mauri) y Adriá Collado (Fernando) en "Aquí no hay quien viva", tratan en un momento del guión la alegría que les dio la elección de Borrell (sobra explicar los motivos). Entonces hubo quien me llamó excesivo. Hoy, parecería desfasado. Los tiempos...